viernes, 12 de diciembre de 2008

¡Grande Kant!

Para los que acusan a Kant de formal, de abstracto, de teórico, de no aplicable en la práctica, ahí les va:

Pero si se pregunta: ¿qué es propiamente la moralidad pura, en la que, como piedra de toque, se tiene que contrastar el contenido moral de cada acción?, tengo que confesar que sólo los filósofos pueden hacer dudosa la resolución de esta cuestión; pues en la razón humana común está decidida hace tiempo, y a la verdad, no por fórmulas universales abstractas, sino por el uso corriente, y, por decirlo así, como la diferencia entre la mano derecha y la izquierda.
Crítica de la razón práctica.