viernes, 9 de noviembre de 2007

Fresas salvajes

Angustia. No hay mejor palabra para describir el sueño de Isak, al comienzo de la película, y que pongo a continuación. Si no la han visto, la recomiendo. Además, escribí un ensayo relacionado a la misma (además de a Kierkegaard y a una obra de Sartre), al que pueden acceder acá.