jueves, 3 de abril de 2008

¡Que la destruyan a martillazos!

La noticia:

Minera podría destruir tumba de Nietzsche

ROECKEN (AFP).- La tumba del filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900) es, desde hace 108 años, el orgullo de los habitantes de Roecken (ex República Democrática Alemana) y, desde hace poco, su mejor baza frente a un proyecto minero que amenaza con borrarla del mapa.

El autor de Así habló Zaratustra descansa a los pies de una iglesia de la Edad Media. ¿Por cuánto tiempo? Rica en lignito, la región es objeto de un vasto proyecto de minas a cielo abierto, destinado a alimentar las centrales en Alemania, un país que le ha dado la espalda a la energía nuclear.

Los estudios sobre el subsuelo de la zona determinarán la viabilidad de las intenciones de la minera Mibrag, encargada del proyecto. Entre tanto, Roecken se apoya en su hijo predilecto. "Nietzsche es nuestra única baza", confía Dorothee Berthold, activista en contra de Mibrag, una empresa de EE.UU., que pide calma porque "nuestro proyecto está previsto para el 2025".

Bueno, estoy seguro que a Nietzsche no le hubiese importado, si es que con su destrucción, al menos una iglesia caía también.